viernes, 7 de febrero de 2014

"Brillantes para la eternidad" - Innovación en el servicio funerario

Los servicios funerarios ya han incorporado las joyas y diamantes como un novedoso producto que permite a los familiares del difunto poseer las cenizas de su ser querido compactadas en un anillo, colgante, pendientes, gemelos, collares.

La industria del diamante humano está en plena expansión y ya podemos encontrar empresas instaladas en España, Rusia, Ucrania y Estados Unidos. Las cenizas son tratadas sin manipulación del color de los Diamantes obtenidos y bajo un servicio de atención totalmente personalizado. Los familiares del difunto pueden escoger entre joyas de 0,20 hasta 3 quilates e inclusive decidir su color que puede ser azul claro o bien blanco con destellos azules dependiendo de la presencia de Boro en el cuerpo humano.

El proceso de elaboración dura entre cinco a seis semanas,  y el diamante puede llegar a extraerse de cenizas de hasta 10 años de antigüedad ya que el proceso de transformación es posible en cenizas recientes, antiguas o resultadas de una exhumación.

El cuerpo humano contiene un alto porcentaje de carbono que se transforma a temperaturas de 1.700 grados y a altas presiones, en grafito y luego en diamante. Este diamante humano requiere de 500 gramos de cenizas, lo que significa una pequeña parte del cuerpo humano ya que éste deja en promedio entre 2.5 y 3 kilos de cenizas, por lo que pueden realizarse un promedio de 5 diamantes por familia. También puede extraerse del cabello del fallecido pues el contenido de carbono en el mismo es superior y requiere menos cantidad.

El diamante bruto es pulido y tallado de acuerdo a la forma que haya pedido el cliente, y el diámetro del diamante nunca superará los 6 milímetros porque la tecnología no permite fabricar diamantes más grandes.

Durante todo este proceso que se inicia con la recolección de las cenizas en el domicilio de los familiares del difunto hasta la entrega del diamante, el cliente está permanentemente informado. Hay empresas que permiten una trazabilidad on-line, o también la entrega final de un archivo multimedia del proceso.

El precio de estos diamantes comienza desde 2.000 Euros y  hasta 28.000 Euros, dependiendo de los quilates y si este diamante es cortado o no.