miércoles, 6 de agosto de 2014

"Otra vida concreta" - [LV] Imagina los entierros del futuro




"Cenizas a las cenizas, polvo al polvo"
el destino de escapar al que todos enfrentamos un día. Y con el aumento constante de la popularidad de la cremación como método de eliminación cadáver, este pasaje se hace más real que nunca. 

En Méjico la preferencia por este proceso ha pasado de ser un 26,17% en 2000, a un 42% en 2011 (Asociación de Cremación de América del Norte).
Hay una buena razón para ello, la cremación ofrece muchas ventajas sobre los entierros u otras formas de enajenación, que van desde la reducción del volumen de los restos, a la anulación de riesgos para la salud, por no hablar de los beneficios menos tangibles (tradición hindú afirma que la quema induce un sentimiento de desprendimiento en el espíritu sin cuerpo, fomentando en transmitir).

Esto presenta un problema nuevo para los seres queridos de los recién fallecidos: ¿Qué hacer con las cenizas?
Algunos ponen las cenizas dentro de una bolsa, que entra en una urna, y en un nicho o en el suelo. Otros toman la urna en casa y las muestran de una manera a veces torpe o incómoda. El más independiente y audaz podría elegir la propagación de las cenizas en un lugar natural especial.

Pero tal vez para algunos, las urnas son demasiado impersonales y parecen ocultar los restos de nuestros seres queridos, en vez de honrarlos. Tal vez les gustaría dejarlas ir en un lugar significativo, pero luchan con el hecho de la dispersión y la pérdida de toda la evidencia física de la existencia de ese cuerpo.

Con lo que la idea de hormigón Afterlife llegó a ser el proyecto.
El hormigón es uno de los productos hechos por el hombre más comunes, compuesto principalmente por calcinado de piedra caliza, arcilla y agua, que se ajusta una pasta que solidifica, se convierte en tan robusto como una roca. Se puede moldear en casi cualquier forma, puede recibir los aditivos en la mezcla que puede cambiar su color y / o textura, y casi no requiere procesamiento adicional para alcanzar su forma final.
El objetivo no es el de contener las cenizas dentro de un contenedor de hormigón, sino añadirlos a la propia mezcla, la fusión de ellos juntos. Este hormigón de cenizas puede entonces asumir cualquier figura, sólo limitado por la complejidad del molde. Teniendo en cuenta las creencias de la persona, gustos, profesión, aficiones, en el diseño, las cenizas del cadáver se convierten en un auto motivación suficiente y única de que él / ella estaba en vida, casi tan eterna como el alma se ha separado.

La flexibilidad del material y el proceso, deje estos "avatares concretos" para mezclarlos mucho más fácilmente con su entorno. Ya sea que se coloca entre los artículos de decoración en una mesa de café o un estante, se encuentra en silencio en el jardín o disfrazada como una roca de aspecto extraño en un lugar natural remoto. Se puede dividir en varias piezas diferentes y se divide entre los miembros de la familia, una pequeña parte se puede desmontar para crear una pieza de joyería de concreto sutil o incluso puede ser diseñado de tal forma que se reunirán con uno o más de otros avatares cuando llegue el momento.

Y todo el proceso está detrás de alguien que mantiene una forma física "eterna" que hace referencia a la personalidad de los difuntos, que hace que sea más fácil de recordar como la vida, la respiración, reír, amar, individuos únicos que alguna vez lo fueron, y continuará haciéndolo durante muchas generaciones por venir.








 por Diego Belden, Arturo Acosta, de México