miércoles, 4 de diciembre de 2013

Imagina los entierros del futuro[VI]: Deseo ser lluvia

Los seres humanos tienen ahora la capacidad de controlar e incluso causar los fenómenos naturales, ya sea lluvia, un terremoto o una inundación. Nos preguntamos si una sola persona puede hacer esto, no sólo por sus acciones, sino que literalmente se transforme en un espectáculo natural. ¿Tenemos en la muerte el potencial para hacerlo?.
La siembra de nubes es una manera de modificar intencionalmente el clima, y en un disparo de precipitación a las nubes, RAIN se cataliza en forma de vapor de agua y se condensa en torno de las cenizas con partículas de nitrato de plata dispersas dentro de una nube.
Imaginamos que una persona tendrá esta opción en sus últimas voluntades, para transformar radical y ambiciosamente su cuerpo después de la muerte: convertirse en lluvia, utilizando la siembra de nubes. Tras un funeral y cremación de un cuerpo, el crematorio dará las cenizas en un recipiente de aluminio que contiene los restos de sus seres queridos y un aerostato latente.
El dolor pasa a través de varias etapas y el recipiente está diseñado para ser activado cuando el velo esté listo. La apertura de una válvula de un tanque de helio llena un globo meteorológico con el gas. Este evento se realiza simplemente eligiendo el día correcto y mirando que existan suficientes nubes. Por último, las cenizas encapsuladas se envían hacia el cielo.
A medida que la cápsula sellada asciende y se desvanece fuera de la vista, recibe cada vez más presión. Cuando llega a la troposfera, el punto más alto en el que las nubes están formadas, se generan unas ráfagas en la cápsula que dispersan las cenizas en las nubes.